Archivo por meses: septiembre 2015

Inteligencia de Negocios: ¿Para qué?

Explicar qué es Inteligencia de Negocios a personas no técnicas es un verdadero ejercicio didáctico. La gente se pregunta: ¿Inteligencia? ¿Negocios? Pero, si tener un negocio ya es un asunto de inteligencia… ¿O no?

Por mucho entusiasmo que usted le ponga a su explicación y se devane los sesos en advertir que datos no es sinónimo de información y que tomar decisiones no es un asunto de azar en el ámbito empresarial, pues, no siempre se logra el objetivo deseado. Sólo una persona que ha enfrentado sabanas de Excel kilométricas y ha construido gráficos a pulso, comprobando con la calculadora si tal cantidad de pérdidas es verdadera, puede apreciar el hecho de que la tecnología le produjera tan deseado milagro: obtener Información veraz, auditable, apreciable y comprensible en pocos minutos.

Definir la Inteligencia de Negocios como un campo sembrado de maíz al lado de un plato de Corn Flakes, es bastante ilustrativo. Ahora, exponer la premisa: “Es más fácil vender a un cliente actual que a uno potencial; adquirir un nuevo cliente cuesta 4-10 veces más que mantener uno existente”, genera la siguiente pregunta: ¿Y… cómo lo sabes? Sencillo, aquí están los pasos:

  1. Crear una base de datos que tenga los clientes, su antigüedad con nosotros, sus compras, sus compras influenciadas por nuestros vendedores, sus compras en campañas especiales de publicidad y su nivel de satisfacción con cada transacción.
  2. Partiendo de los millones de datos que puede generar el paso anterior, elaborar operaciones para comparar niveles de compras entre clientes nuevos y clientes viejos y evaluar gastos en captación de nuevos clientes.
  3. Con base en los números arrojados, crear gráficas de interpretación y visualización analítica que nos permitan tomar la decisión de cuidar y premiar la fidelidad de nuestros clientes.

blog_erikaLa Inteligencia de Negocios ha logrado que las farmacias vendan comida, que las tiendas aumenten la nómina en el mes de diciembre y que existan las temporadas bajas y altas en los vuelos. Es responsable también de poner chocolates y revistas cercanas a la cola para pagar en el supermercado. Pero va mucho más allá, la Inteligencia de Negocios es ese motor trabajando tras bastidores para que la directiva de una empresa tome las decisiones correctas al momento de evitar pérdidas, ganar más y hacer el pronóstico certero. No es magia, es Inteligencia de Negocios.