Archivo de la etiqueta: Big Data

Más allá del auge del Big Data

La explosión de los datos

Los datos tienen el poder de transformar de gran manera cada industria o negocio, e incluso el cómo nosotros llevamos nuestra vida diaria, los datos pueden hacer que los negocios de cualquier tamaño agreguen valor e impulsen mayor competitividad, no me refiero únicamente a las grandes compañías que integran una cantidad de datos impresionante de manera masiva, sino a cualquier negocio incluso al más pequeño que se aprovecha de los datos de las redes sociales para entender mejor a sus consumidores.

El término “Big Data” se refiere a estos enormes conjuntos de datos que estamos construyendo, así como a la interpretación, análisis y acciones que tomamos en base a los conocimientos adquiridos, derivados de ésta.

Young man pointing at Big Data concept over a tabletLos grandes monstruos online como Google, Facebook y Amazon, recaban grandes cantidades de datos de las personas y usan esta información para determinar lo que la gente quiere, así como para vender servicios de publicidad dirigida, en Latinoamérica un ejemplo es Mercado Libre y BestDay.

Cuantas veces hemos hecho búsquedas en diversos servicios de compra en línea o hemos reservado boletos para un determinado tipo de película y posteriormente cuando estamos navegando, por simplemente revisar las publicaciones de Internet, nos aparecen -sin pedirlo- notas relacionadas al producto que estábamos buscando o publicaciones del tipo de película que reservamos los boletos, es aquí en donde vemos como la información de nuestras preferencias, recolectada por estos monstruos se aplica.

Hay que considerar que el aprovechamiento de los datos no es solo para los grandes jugadores como mencionábamos en un inicio, no importa si se es grande o pequeño, los datos tienen valor para cada empresa en cualquier industria.

El Internet de las cosas (IoT)

Parte de la explosión de los datos es el Internet de las Cosas (IoT) también conocido como el Internet de Todo (IoE), referido a los diversos dispositivos existentes en el mercado que recaudan datos y los transmiten vía Internet; tales como los teléfonos inteligentes, relojes deportivos, bandas deportivas, incluso televisores, refrigeradores y otros aparatos electrónicos de uso frecuente.

Estos pequeños dispositivos están transformando nuestro mundo, nuestras casas, nuestros autos y nuestros negocios, se estima que para el año 2020 un cuarto de billón de autos estén conectados a Internet, permitiendo un amplio abanico de servicios, incluyendo el manejo automatizado.

El advenimiento de los dispositivos “wereables” (aquellos que usan las personas sobre si mismos como relojes inteligentes, medidores de rendimiento de ejercicio, etc.) ha sido un hito tecnológico crucial para el Internet de las Cosas. Una de cada seis personas usa alguno de estos dispositivos de una manera u otra y estas unidades crean una riqueza de datos que muchos negocios están considerando, extrayendo de ellos datos valiosos para provecharlos.

Estos pequeños dispositivos no sólo se conectan a Internet, sino que se comunican entre ellos y comparten información. De hecho, las conexiones máquina a máquina crecerán a 27 billones para el 2024.

Imagínense, en un futuro no muy lejano, que su refrigerador pueda detectar que la leche ya está cerca de caducar o que los huevos están cerca de agotarse y que automáticamente le envié un mensaje a su reloj inteligente para notificarle la situación, al tiempo que automáticamente hace el pedido a su tienda en línea; así, al llegar a casa usted encontrará el paquete del mercado en su puerta.

En conclusión…

Cada vez será mayor la cantidad de datos que se generaran, así que las empresas que sepan aprovechar estos enormes conjuntos de datos serán las que se mantendrán y prosperaran en el futuro, las demás desaparecerán irremediablemente.

Dentro de las empresas de tecnología, aquellas que desarrollen manejadores de bases de datos más eficientes: preparados para el procesamiento de cantidades de datos jamás imaginadas, con tiempos de respuesta a las peticiones de consulta muy cortos y con un uso eficiente de las capacidades de computo; que desarrollen nuevas tecnologías que lleven a una analítica poderosa, pero de fácil acceso y manipulable directamente por los usuarios, con una manera de comunicación de resultados muy visual y en menor tiempo, serán las triunfadoras.

La conciencia del dato

Conseguí esta semana un artículo escrito por un profesor, quien fue fundador de las Escuelas de Matemática y Física de la UCV, así como fundador del Departamento de Cálculo Numérico, el cual luego se convirtió en la Escuela de Computación de la Facultad de Ciencias de UCV. Hablo de Manuel Bemporad.

Este insigne profesor, quien también fue director de la ASOVAC (Asociación Venezolana para el Avance de la Ciencia), publicó el siguiente artículo titulado La conciencia del dato el cual me parece muy importante compartirlo por la veracidad de sus argumentos y validez que tiene cada día que me veo inmerso en proyectos de datos.

Bemporad habla acerca de un mal que nos aqueja a los países de nuestra región, instituciones públicas y privadas por igual, que es el poco valor que le damos al “dato” crudo. La poca importancia que le damos a esto, repercute en otra cuestión más importante, que es la generación de estadísticas, para poder contabilizar, reportar y en última instancia, predecir el comportamiento basado en los datos recolectados.

Luego de leer dicho artículo, recordé mis clases de Introducción a la Informática de la UCV, las cuales nunca fueron de mi agrado, pero que ahora, en retrospectiva, me sirven de base para implementar proyectos en el área de toma de decisiones estratégica, principalmente, gracias a los conceptos de dato, información y conocimiento. El siguiente gráfico que conseguí en esta web ilustra de manera concisa la relación entre los tres conceptos mediante una pirámide:

conciencia del dato

Esta pirámide refleja que en la base están los datos, los cuales soportan la operación diaria del negocio (cuando me refiero a negocio, me refiero al proceso al cual el software da soporte, por ejemplo: contabilidad, nómina, ventas, suministro, inventario, etc). Como vemos, a partir de esta base podemos obtener información valiosa que nos generan estadísticas acerca del comportamiento de nuestro negocio; y es, mediante un proceso de análisis y aprendizaje que obtenemos “conocimiento”.

Dato: son la mínima unidad semántica que se corresponde con elementos primarios de un negocio: un hecho, un evento, una imagen, una descripción, o un simple número
Información: es la interpretación o comprensión de los datos. Son datos que son contextualizados y categorizados
Conocimiento: es una mezcla de experiencia, valores, información y know-how que sirve Objeto inteligente vectorial3-01 (1)como marco para la incorporación de nuevas experiencias e información, y es útil para la acción.

Si la base está mal… todo en la pirámide hacia arriba estará mal. Y esto me lleva a un lema bien arraigado que dice “si entra basura, sale basura” o “La calidad de las estadísticas depende de la calidad de tus datos”.

Sirva este post como un homenaje a Manuel Bemporad y como un recordatorio de nuestro ejercicio profesional, sobre todo en Inteligencia de Negocios.

Bibliografía consultada:
La informacion y el conocimiento. http://peremarques.pangea.org/infocon.htm
Sinnexus: Datos, información, conocimiento, http://www.sinnexus.com/business_intelligence/piramide_negocio.aspx
Bemporad , M. (2003). La conciencia del dato. Interciencia, 28(7) Recuperado de http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=33908201